Páginas

viernes, 23 de agosto de 2013

De sol a sol

Sé que ha pasado mucho tiempo desde la última vez que publiqué una entrada en este diario, al igual que sé que ustedes sabrán disculparme por ello. Entre unas cosas y otras, lo que prometía ser un verano tranquilo con tiempo suficiente para dedicarle a este diario, se ha convertido en tiempo de ajetreo: 
Mi graduación, baños en la playa, escapadas, fiestas, verbenas... 
¡Pero ya estoy de vuelta!








Uno de los recuerdos que me he traído conmigo de la playa ha sido la inevitable marca del bikini. Desde pequeña, he sido muy propensa a ponerme como un 'conguito' por poco que tome el sol. He de confesar, que lejos de agradarme, este estigma veraniego me suponía hasta hace bien poco un pequeño fastidio. ¿Por qué? El moreno es una bendición, visto incluso como un privilegio para muchas mujeres incapaces de tomar el sol sin achicharrarse. Sin embargo, muchas de las que gustamos de las pin-ups y su estilo, podemos llegar a anhelar una piel tan pálida como de la que presumían estas chicas de calendario, o tan oscura como las afroamericanas de la época. O blanco o negro, 
pero el moreno intermedio es algo que a muchas no termina de convencer.


Pero no nos engañemos. Allá por los cincuenta, las mujeres no huían del sol como de la peste con tal de conservar su palidez en verano. Broncearse era un reto para muchas de ellas, y procuraban tomar el sol ya estuvieran en la playa... o en plena ciudad. El bikini apareció para combatir al bañador como salvador de las barriguitas blancas, para que el moreno fuera más uniforme. Y las más atrevidas no dudaron en desechar sus bañadores para probar los resultados que prometía la nueva prenda de baño. 


Aquellos que no conciben el moreno en el dorado Hollywood... 
¿Qué me dicen de Carmen Miranda, Lupe Vélez o Katy Jurado? 




Lo que pretendo con esto es convencer a aquellas que aún lo duden, de que el color de piel es lo de menos a la hora de conseguir el look. No es necesario e imprescindible ser blanco, negro, amarillo o rosa chicle para vestir como a uno le apetezca. Menos aún para ser considerada una verdadera "pin-up". Les aseguro que en 1954 había muchachas de todos los colores poniéndose los rulos y los labios de rojo para una cita. Mientras, Betty Page presumía bien morena en más de una portada. 
Ténganlo en cuenta.


5 comentarios:

  1. Hola Helena! Por fin un nuevo post tuyo =)
    Te he vuelto a premiar en mi blog.. Espero que te guste!
    Besos, Mery

    http://algopasaconmeryy.blogspot.com.es/2013/08/premio-versatile-blogguer-award.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, querida!
      Es un honor que vuelvas a acordarte de mí con motivo de un premio. Gracias de corazón. En cuanto tenga el tiempo suficiente para responder a él como es debido lo haré. No lo dudes.

      Saludos de Una Pin Up Frustrada,
      Helena Drive

      Eliminar
  2. Que alegria volver a leerte!
    A mi me gusta mas el blanco nuclear, nunca me ha gustado la marca del bikini, y justo el unico año que no quiero ponerme morena, catapum, todo el bikini grabado en el cuerpo y lo peor es que ni siquiera me puse morena, cogi un tono rojo crustaceo la mar de hermoso.

    Solo espero que mi blancura vuelva pronto.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría que me leas!

      El color crustaceo puede ser previo a un color doradito la mar de bonito, espero que haya tenido ese resultado. De cualquier forma, en poco tiempo volveremos todos a nuestro tono de origen (por fortuna o por desgracia).

      Saludos de Una Pin Up Frustrada,
      Helena Drive

      Eliminar
    2. Lamentablemente no, no quedo un tono dorado, pero tampoco duró mucho el tono crustáceo, asi que salgo ganando igual. Mi blancura ha llegado justo a tiempo para el inicio del curso.

      Que tengas un buen inicio tu también.
      Un beso.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...