Páginas

viernes, 28 de septiembre de 2012

"I am at heart a gentleman"


Marlene Dietrich, 
el rostro de cejas afiladas y mirada desafiante, de los labios dibujados por pincel de cigarro. "La nueva Garbo" la llamaron en sus comienzos, y poco a poco fue destilando personalidad propia que muchos sólo supieron valorar a su madurez. 

Ávida de libros y de placer, acomplejada con su nariz por ser demasiado ancha y obsesionada por la juventud, Marlene se movió entre hombres y mujeres como pez en el agua. Nunca escondió su bisexualidad, ni siquiera al que fuera su marido, Rudolf Sieber, con el que llegó a compartir amante.

Dicen que enviaba violetas a las mujeres de las que quedaba prendada, 
hasta que ellas accedían a sus encantos o la rechazaban -pocas veces sucedía esto último-. 
A pesar de no faltarle amantes de todos los géneros, fue una mujer que acabó sus días 
sola, deprimida y encerrada en una habitación de París. 





Famosa por sus comienzos en la gran pantalla como femme fatale, Marlene fue también un icono de la moda en su época. Siempre elegante y glamourosa, fue una de las primeras en cubrir sus fabulosas piernas con pantalones, algo que muchos entendieron como aliciente a los rumores sobre su bisexualidad. 

Aunque procuró siempre no airear demasiado su vida sentimental,
su hija se encargó de ello publicando una crítica biografía sobre su madre:
"Marlene Dietrich por su hija, Maria Riva". 

En sus páginas no dudó en sacudir la figura de la actriz, sacando a la luz intimidades y facetas desconocidas de ella. Teniendo en cuenta que llegó a decir de Dietrich que la respetaba como figura pero que nunca quiso a su madre, no es de extrañar que las críticas más cruentas al mito procedan de esta muchacha.




Criticada, odiada o querida, 
Marlene Dietrich se convirtió en mito, perdurando en la mente de todos los que la conocieron y los que no como una mujer que marcó un antes y un después no sólo en la historia del cine.  


6 comentarios:

  1. Pues menuda hija!!!y ella simepre me ha encantado , además es tocaya mía, jajajaja

    besines!1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravillosa e impecable. ¡Muy orgullosa deberías estar de tener tocaya semejante! jajaja

      Saludos de Una Pin Up Frustrada,
      Helena Drive

      Eliminar
  2. ¡no sabía tantos detalles que nos cuentas! por ejemplo el de las violetas :O, me apetece más leer sobre su vida, creo que mañana me voy a acercar a la librería ^^ me encanta devorar libros sobre grandes estrellas, Marlene la tengo pendiente.

    Lorena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He estado investigando algo esta tarde sobre su vida. Hay muchas cosas que no sé y otras tantas que me he dejado en el tintero, pero es una mujer que da para rato en anécdotas. Apetece mucho saber más sobre ella, su biografía queda en tareas pendientes.

      Saludos de Una Pin Up Frustrada,
      Helena Drive

      Eliminar
    2. Si, me ha despertado el gusanillo leyendo tu post...no tengo su biografía de momento, aunque ahora que me acuerdo sí he ojeado su libro de recetas je,je vienen las suyas propias (era una excelente cocinera por lo visto) y las de su chef personal Markus Auer (sin ningún triunfo porque está en alemán, jajaja no es mío, es de una chica alemana que conozco aquí) algún día le diré de ponernos los delantales y deleitar al público con recetas de la mismísima Marlene, aunque yo más que chef, seré pintxe, cualquiera entiende algo de esa lengua germánica ¬¬'

      Eliminar
    3. ¡¿En serio?! ¡Qué curioso! ¡Eso no lo sabía! Pues lo tendré en cuenta para incluir alguna en algo que tengo entre manos. ¡Ya me contarás que tal las dotes culinarias de la mano de la gran Dietrich! Suerte al fogón, querida.

      Saludos de Una Pin Up Frustrada,
      Helena Drive

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...