Páginas

sábado, 19 de noviembre de 2011

The One?


No es la primera vez ni mucho menos que se utilizan iconos y celebridades de otras épocas para evocar en publicidad ese halo misterioso, o esas cualidades por las que pasaron a la historia y por las cuales siguen siendo reconocidos hoy día esas personas. Con ello se pretende envolver al producto anunciado de esa magia que caracteriza al personaje utilizado en cuestión, ya sea por su compromiso social, su inteligencia, su rebeldía, su atractivo o su sensualidad. No todo el mundo es capaz de relacionar un anuncio en concreto con el personaje en el que se ha basado dicho anunciante, ya que muchos ni siquiera están al tanto de quien fue esa persona que lo ha inspirado y, a lo sumo, podrían recordar a duras penas en qué ámbito destacó. 

¿Quién no recuerda aquel anuncio de Citroën en el que John Lennon y Marilyn Monroe criticaban lo retro y alentaban a disfrutar el presente que nos ha tocado vivir? Actores, presidentes, cantantes, revolucionarios, e incluso personajes de la gran pantalla, han sido motivo de inspiración a la hora de llevar a cabo una campaña publicitaria. Tal es el caso de VISA con James Bond o de Christian Dior con Alain Delon para Eau Sauvage, entre muchos otros. 

Pero no siempre se utiliza a la imagen de esa persona. En muchas ocasiones, ya sea por la imposibilidad de contar con dicha persona a la hora de rodar el anuncio o porque lo que se quiere no es su imagen sino evocar lo peculiar de ésta, se inculcan las características del mito en otra celebridad actual. Ésta persona es la encargada de plasmar las cualidades de la persona a la que se quiere evocar, y queda en su mano el transmitir todas esos rasgos que el público debe absorber con el anuncio. Desde mi punto de vista, se trata de hacer una copia asequible que logre desplegar todos esos valores que buscamos, valores basados en otra persona con la que no podemos contar a la hora de desarrollar la campaña publicitaria. Tal es el caso del último spot de Dolce & Gabanna con Scarlett Johansson.

Más que llamarme la atención, me resultó tremendamente familiar la manera en la que Scarlett hablaba, tan pausadamente, con esa mirada altanera y sensual, en ese entorno tan glamouroso, dorado, de flashes y preguntas. Pero sobre todo, me sorprendieron sus respuestas, exquisitamente tramadas, pícaras, inteligentes.  Siento ser yo quien lo diga, pero no son de ella. 

Está claro que sigue un guión, guión planteado por unos señores publicistas encargados de buscar cómo transmitir unos valores al perfume. Sensualidad. Picardía. Glamour. Éxito. Inteligencia. Estos valores tan codiciados son fácilmente reconocibles en la que es considerada una de las mujeres más deseadas de todos los tiempos: Marilyn Monroe. Pero, ¿qué sucede? No se puede contar con una mujer que lleva muerta más cuarenta años para relacionarla con un producto actual, y sin embargo se quiere contar con esos valores que la envolvían. ¿Qué hacer? Encarnar en una "rubia explosiva" de la gran pantalla actual el carácter de Marilyn. Traerla al presente gracias a este nuevo perfume. 

Ya llevan bastante tiempo comparando a Scarlett con Marilyn (de hecho ha sido candidata en más de una ocasión para representarla en la gran pantalla) por lo que no sorprende que sea la elegida para protagonizar este nuevo anuncio de la casa D&G. Un apurado corte de pelo, unas buenas ondas, rabillo felino, unas dotes de sensualidad "monroelada", un guión curioso, y listo. Ahí la tenemos. La nueva Marilyn. Pues lo siento, pero no

A todos aquellos que opinen que la intención de estos señores no ha sido evocar a la señora Monroe en este anuncio, les invito a que vean estos dos vídeos que dejo a continuación. El primero es el propio anuncio del perfume, mientras que el segundo es una de las pocas entrevistas que hay a Marilyn en Youtube. Quienes hayan tenido la ocasión de echarle un vistazo a algunas de las transcripciones de estas entrevistas, sabrán que Marilyn era conocida por su "ocurrencia" a la hora de contestar a la prensa. De hecho se llegó a decir que se preparaba las respuestas previamente, de ahí ese humor inteligente y travieso tan característico. Este matiz se ve claramente en el anuncio, en el que Scarlett bromea con los periodistas y responde con sensualidad y picardía. 

Parece mentira que el perfume anunciado se llame "The One" y se utilice a una copia barata de Marilyn como carta de presentación. En fin. Sea cual sea la intención o la inspiración del anuncio, Marilyn sólo hay una



3 comentarios:

  1. Tiempo sin pasar por aqui y me consigo con esta hermosa entrada, por cosas como esta estoy orgulloso de ser tu follower.

    Aunque Scarlett Johansson es bellísima no podría similar a Marilyn, nadie podría claramente, esas ideas publicitarias se dejan envolver tanto por la idea que en lugar de agarrar una inspiración lo que hacen es hacer copias baratas de aquellas cosas, De por sí Scarlett tiene un estilismo bastante antiguo que seguramente si habrían hecho algo mas autentico y de época habría quedado mas creíble y con mas éxito.

    ResponderEliminar
  2. Coincido contigo. Se podrían hacer grandes maravillas con actores de hoy día si les dejáramos ser ellos mismos, pero parece que el miedo al posible fracaso no da alas a nuevos iconos. Es una lástima.

    De todas formas me alegra que Marilyn sea todavía motivo de inspiración, dice mucho de la huella que ha dejado a pesar del paso del tiempo.

    Gracias por ser un incondicional, Erick.
    Saludos de una Pin Up Frustrada

    ResponderEliminar
  3. Gracias por esta entrada. Me alegra saber que no soy la única que piensa que es una copia barata de nuestra adorada Marilyn. Sería mejor para todos que Scarlett se buscase una identidad propia y dejase, por influencia de alguien o por decisión suya, de intentar crearse ese halo de diva que sólo Marilyn tenía.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...